De Jardines y Flores…

Y es que dentro de poco celebraremos San Valentín, y dentro de poco celebraremos la llegada de la primavera, y dentro de poco…dentro de poco nuestra casa se inundará de flores y cientos de motivos vegetales porque este año son lo más chic. Volvamos a la provenza, a saborear la campiña inglesa, retomemos lo natural, lo sobrio pero colorista, así que unámonos a esa tendencia y pongamos unas cuantas flores en nuestras vidas, en nuestras vajillas, en nuestras colchas y porque no… en todo aquello que se nos ocurra.

Los motivos florales pueden quedar un poco recargados si no se tiene cuidado, incluso pueden ocasionarnos una sobredosis de azúcar pero bien combinados, pueden ser realmente encantadores.

Y si le echáis un poco de imaginación…mirar qué maravillas se pueden lograr…

Realmente, ¡me han cautivado! Por eso…mejor, díselo con Flores!

Tic Tac, Tic Tac…San Valentin se acerca

Me encanta celebrar todo lo celebrable del calendario, y dentro de poquito se acerca una de esas fechas que no deja indiferente a nadie: o te encanta o la consideras puro marketing de la era moderna.

Sea como fuere, yo la voy a celebrar por todo lo alto y ya estoy pensando en preparar un desayuno romántico a mi George!!! Pero eso ya os lo iré contando poquito a poco, de momento me conformo con desarrollar en mi mente más que creativa algún que otro plan sorpresa y en tachar los días que quedan hasta la fecha en este maravilloso calendario.

Lo sé, a  mi también me pasó, fue amor a primera vista…y es que no hay nada más bonito que dejar pasar los días en este maravilloso calendario. Las fotografías tan bellas y tan bien cuidadas, me cautivaron.

Y es que, quién se puede resistir a echar a volar la imaginación viendo estampas tan deliciosas como estas. Hay cuatro modelos distintos y a cada cuál más bonito…

¿Cuál eliges? Difícil elección, verdad, pero seguro que acertada. Puedes comprarlos a través de la siguiente página web:

http://www.etsy.com/shop/EyePoetryPhotography

…tú también caerás en la tentación… 😉

Entre Costura y Costura…

No es que yo sea de esas personas manitas o “apañás”, como diría mi abuela, pero de vez en cuando, por alguna cuestión inexplicable del destino, la fortuna decide jugarte una mala pasada y de repente propicia que se te caiga el botón de la camisa justo en el mismo instante en el que vas a salir de casa. Cuando más prisa tienes…  ¡plas! botón que decide suicidarse al avismo.

Y como os venía diciendo, yo no es que sea muy mañosa con esto de los hilos y las agujas, pero para estos casos siempre tienes que tener a mano un kit de emergencia costuril y algo de inspiración para que no te quede un churro jeje. Así, me dí cuenta que mi kit consistía en una vieja caja de zapatos con 4 hilos y 2 agujas de esos de regalo de las habitaciones de los hoteles que nunca sabes cuando te pueden venir bien.

Pues sí, una vieja caja de zapatos guardada en el fondo de un armario que nunca está a mano cuando la necesitas. Esta claro que esto era todo un grito de S.O.S costuril. Así que me puse manos a la obra y decidí que necesitaba una caja de costura, algo mona, con cierto encanto vintage pero a la vez económica y que pudiera tener a mano…y mirar lo que encontré: todo un verdadero DIY (Do It Yourself)

Son los típicos botes de estilo retro que venden en muchas tiendas de decoración de hogar e incluso en algunos supermercados para confituras y salsas caseras. Se trata técnicamente de insertar un alfiletero en la tapa, hacerte con algunos cuantos enseres de costura S.O.S y ¡¡¡tachán!!! bote de costura listo para cualquier emergencia.

Y si no os sentís con mucho arte…siempre podéis comprarlo a través de esta página web:

http://www.uncommongoods.com

¡FELIZ JUEVES A TOD@S!

Calcetando Frío

Entre otros muchos propósitos, este año me he propuesto aprender a calcetar. No me preguntéis porqué pero será que me recuerda a mi madre, a esas tardes de lluvia (y que en Galicia no son pocas) en las que la veía relajarse entre hilos de colores, en el sofá, con una taza de café en la mesita de su derecha, mientras yo enredaba entre su cesto de ovillos sobrantes.

¡Qué bonitos años! Y cómo pasan…jeje pero “morriña” a parte, resulta que en este último año se ha puesto de moda la vuelta por lo “handmade” y ciudades como Nueva York o París encabezan la lista de movimientos donde la gente se reúne en torno a un café para compartir experiencias, aprender y por qué no, tejerse una bufanda de paso.

Así que como todavía nos quedan unos mesecitos de frío, voy a hacer mi encargo de agujas y lana en una deliciosa página web  que reinventa este clásico de una forma bonita, bonita…y muy cosmopolita: calcetar sí, pero siempre con estilo!

No me digais que con estos kits no os entran ganas también de aprender a calcetar… Además, la página es 100% española y tiene unos kits irresistibles, donde no te faltará de nada para que tu también te hagas fan de este movimiento. Anímate y visita:

http://www.weareknitters.com

Un desayuno muy Shabby Chic

No sé a vosotras, pero a mi me encantan las mañanas de fin de semana, donde el tiempo se para, la mesa se
inunda de montones de cosas deliciosas y el aroma a cafe recién hecho  despierta todos tus sentidos. Y es que a diferencia del resto de la semana donde todo son prisas, el fin de semana es un placer para disfrutar de cosas tan sencillas como un buen desayuno.

Y por eso os dejo unas imágenes de verdadera inspiración vintage para vuestros desayunos o brunch más especiales.

Y si os habéis quedado con ganas de más…visitar cookandcompany.blogspot.com, ¡os encantará!

¡FELIZ FIN DE SEMANA!

Como a Mí me Gusta

Hoy me he reencontrado con un antiguo compañero de trabajo y la verdad es que durante nuestra conversación (ya sabéis un poco de esto, un poco de aquello…y 2 años resumidos en 5 minutos) me ha recordado cómo era, todas las cosas que me hacían sonreír, y sobre todo, todo aquello que me gustaba y que por falta de tiempo o las prisas del día a día, he ido dejando aparcadas en el desván.

Así que me he puesto a rebuscar entre cajas y carpetas “maqueras” olvidadas en algún lugar de mi disco duro, en busca de algo de añoranza y he encontrado cosas verdaderamente deliciosas. A ver qué os parecen.

¿Os atreveis a sacar también vuestros muebles de paseo? Debo reconocer que me encanta la combinación y me rechifla el compartir un pedacito de tu salón al aire libre, ¡no hay nada como sentirse en casa!

Con Delantal y a lo Loco…

Y es que George y Yo no tenemos mucho arte en esto de los fogones aunque si mucha experiencia en la buena mesa, y es que eso de comer e ir de tapeos variados por ahí, nos gusta mucho más que a un tonto un lápiz.

Por eso, este año nos hemos propuesto ampliar nuestro recetario culinario y sacar a la luz ese “cocinillas” que todos llevamos dentro.

Así que nos hemos puesto manos a la obra o, mejor dicho, delantal a la cinturilla y estamos en plena misión “imprime y fogonea” jajaja y buscando y requete buscando por la red, hemos encontrado un blog absolutamente delicioso, ummm!!

Si existe la cocina de diseño os aseguro que existen los recetarios de diseño…y nunca mejor dicho, y sino, echar un vistazo a esta artista de los vectores con patatas fritas.

 

Gracias Cartooncooking por ser tan genial y hacernos llegar tu obra a los más necesitados de sal y pimienta.

¡Qué aproveche!

Blue Monday

Mis queridas amig@s hoy es el Blue Monday. Es decir, en términos más castizos: es el día más deprimente de todo el año.

Por lo menos, en esto es en lo que Cliff Arnal, investigador de la Universidad de Cardiff, ha invertido la mayor parte de su tiempo, sus conocimientos matemáticos y los eurillos de una compañía de viajes que financió el estudio. El frío, los kilos de más (y no los de la Loteria de Navidad), la cuesta de Enero, los propósitos no cumplidos, etc. hacen del tercer Lunes del mes de Enero el más “blue” de todo el año.

Pero…¿por qué ver el vaso siempre medio lleno? Si en verdad este es el día más triste del año, todos los demás serán pan comido, no? y si hay un día “triste” es porque también hay un día “happiest”, así que…¡¡¡pongamos un poco de azul a nuestras vidas!!!

Me encanta este saloncito, imagino mi casita de trapo con algo tan pintoresco pero a la vez tan delicado como este salón.

Seguro que George me “mataría”, en el sentido más figurado de la palabra claro está, sí un día… al abrir la puerta de casa, se encontrase nuestra entrada pintada en un amarillo banana pero ¡me encanta el recibidor!

Pero seguro que no hay nada más relajante que imaginarse en un baño tan romántico como éste, y es que echo a volar mi imaginación cuando veo cosas tan bonitas como ésta: el de vapor por el agua caliente de la bañera, las burbujas impregnando de una agradable fragancia el aire y una tibia luz de velas adornando la estampa…chicas, casi puedo sumergirme en ella.

Pero a veces no hay que ser tan dramática y basta con darle unos toques a nuestra casita para que surja algo tan chulo como esto.

Y ¿qué tal si también decoramos nuestro paladar con estos sugerentes muffins?

Y como colofón final…un bodorrio a lo más ¡blue!

Felices sueños azules chicas…yo me voy con mi Príncipe Azul!

Se busca alfombra voladora… para 1001 noches

Hoy ha sido un día de verdadero frío intenso: las calles poco a poco se descongelaban con el pasar de los primeros madrugadores, los coches llenaban de neblina química la ciudad, los gorros y bufandas salían a pasear cogidos de la mano.
Acurrucada en el sofá, tapadita con mi mantita de lana, y con la mirada perdida en “qué bien se está en mi casita de trapo”, me he dado cuenta que un salón no es un verdadero salón sin una tele, una mesita de café, un buen sofá y una alfombra que lo albergue todo.

Y upps! por arte de magia me dí cuenta que no tenemos alfombra: piececitos, piececitos…¿cuál está más frío de los dos? George me miraba con cara de no entender nada pero en el fondo estaba totalmente de acuerdo. ¡Necesitamos una alfombra!

Así que navegando por la red me he decidido a encontrar esa alfombra que nuestro salón lleva dentro pero que todavía no ha tenido la suerte de conocer. Ahí os dejo mis propuestas:

coloristas,

de diseño,

originales

o tal vez, algo más romántico…

Bye, bye Xmas!!

Y es que el otro día, estuve a punto de reventarle a George, uno de los días más felices de todo el año, el día de Reyes. No me digáis como pero el caso es que nos quedamos con un sabor amargo en la boca y el sentimiento de haberme convertido en el “grinchito” de la Navidad, como cariñosamente me llamó George para quitarle hierro al asunto y ponerme una sonrisa en los labios.

Así que, después de mucho meditar con la almohada, una buena dosis de abrazos y mucho “style me pretty”, decidí prepararle una merendola digna de todo un rey melchor, vamos, que le di cuerda hacia atrás al reloj y rebobine hasta la tarde del día 5 de Enero.

Pertrechada de papel, tijeras, fieltro y mucho cariño, le preparé una dulce sorpresita para despedir la Navidad como se merece.

Aquí os dejo el resultado para que me digáis que opináis.