Bardot Bars: Helados Gourmet

Hoy os traigo una dulce tentación en la que seguro que querréis caer una y otra vez.

Y es que con la llegada del verano nos apetecen cada vez más comidas ligeritas, mucho liquido y postres súper refrescante. Los helados son mis favoritos y es que ¿quién se puede resistir a esta helada golosina?…pues desde hoy ¡¡NADIE!!

Después de ver y disfrutar de las creaciones de Bardot Bars, la historia del helado tiene un antes y un después. Nuestros paladares se volverán auténticos gourmets y nuestros ojos querrán pecar con lujuria.

Una única forma, deliciosos colores, maravillosos diseños gráficos capaces de reinventar el concepto.

Todos ellos son helados gourmets hechos a manos y con una muy cuidada estética. Tentadores sabores de mascarpone y dulce de leche, crema de queso y fresa, frambuesa y te verde, bajo rótulos igualmente tentadores: “paz interior”, “pensamientos profundos”, “New York, NY”, “ébano y marfil”… Su lema: “no vendemos helados, vendemos amor en stick”

¿Quién se quiere enamorar?

Anuncios

Un Espejo Sol para el Verano…

Primavera 0 – Verano 1  El aire ya huele a playa, a crema bronceadora y a vacaciones. Y para darle la bienvenida al verano, ¿por qué no introducir directamente al astro rey en nuestros hogares?

El espejo sol, una verdadera pieza de anticuario que data del siglo XVIII y que revivió su época de mayor esplendor en los 60 y 70.

Los ambientes no tan clásicos casan perfectamente con él y es un punto focal excelente para que domine la habitación.

Y no sólo se adapta a nuestros salones, mirad que bien combina como cabecero de cama en un ambiente algo más informal…

Me  rechifla darle una vuelta a los desvanes de nuestras abuelas en busca de viejos tesoros olvidados y mezclar estos objetos tan clásicos con ambientes más contemporáneos y super modernos.

Que me decís, ¿os dejáis seducir por sus rayos?

El ABC de los Cabeceros de Cama…

Una tendencia que se ha puesto muy de moda en los últimos años es la decoración tipográfica.  Bien sea a través de laminas con frases evocadoras bien sea a través de palabras escuetas esculpidas en madera, ¡llega el revival de la tipología de imprenta!

Algo que siempre me ha rechiflado son las antiguas máquinas de escribir no sólo por ese aire tan retro que tienen sino porque, sin cuestionar su destacado uso comunicativo, me parece encantador el soniquete que producen al golpear cada una de sus teclas haciendo salir a la luz una mini letra de imprenta.

Por eso adoro introducir esos pequeños motivos decorativos en cualquier rincón de casa y que me recuerden a esa época tan nostálgica.Y disponer unas cuantas letras sobre el cabecero de la cama, es algo que me rechifla…

Recortar letras en cartón en un estilo tipográfico vintage y cubrirlas con lana a modo de ovillo, o personalizar unas cuantas letras de madera con colores pastel y decaparlas, me resultan motivos muy sencillos a la vez que llenos de encanto.

Sin duda alguna, disponer por la estantería unas letras representando nuestras iniciales, o dejar sobre la cómoda de la habitación la palabra “amore” son detalles que me resultan muy especiales.

Pero una idea que he visto en la red y que me parece “de lo más molona” es señalizar las mesas con letras de ciudades  y forrarlas con callejeros de la misma ciudad elegida. A eso yo le llamo cuidar los detalles por fuera y por dentro…

Y a vosotr@s, ¿qué os parece esta idea?

La Vida en Turquesa

Con el buen tiempo te dan ganas de sacudirte todo el gris de esas tardes lluviosas y darle una vuelta a la decoración del salón, o de la habitación, o introducir cambios en la cocina, en el baño…

Por eso creo que el nuevo color “negro” de la decoración, cuando llegan las estaciones estivales, es sin duda alguna el azul turquesa.

100% combinable con cualquier otro color y un comodín indispensable para impregnar ese aire refrescante que tanto nos apetece pero sin llegar a cansar la vista.

Si todavía estas en duda o te replanteas como podría combinar con esa habitación tan rebelde que se te resiste, echale un vistazo a estas propuestas que a buen seguro inspirarán más de un suspiro.

Pero si no te atreves con un cambio tan radical de color, basta con que pienses en los detalles y te diviertas con ellos…

Aunque una pared monocromática en turquesa combinada con elementos en blanco, sigue siendo la propuesta que más me gusta.

Ya veis que el estilo no es un problema, sólo hace falta un poco de imaginación y nada de miedo para atreverse con este comodín tan veraniego de la decoración.

Y vosotras, ¿os atreveis con él?

Paredes en Punto de Cruz

Desde pequeña siempre he visto a mi Madre hacer cientos de cuadros, tapetes e imaginativas soluciones decorativas en punto de cruz. Claro está, que aquello marcó una gran época: entre la calceta, el ganchillo y los encajes de bolillos,  que ha dejado su huella por miles de rincones de la casa.

Más allá de los motivos o usos, mi Madre es una artistaza del color y combinar gamas degradadas y pese a todos sus esfuerzos por intentar reconvertirme al punto de cruz cuando era una adolescente, he de confesarlo: ¡sólo pude hacer una pequeña rosa de unos 10 cm!

Mi mente imaginativa calienta motores enseguida y si le aprietas un poquito se dispara ella sola haciendo castillos en el aire, pero lo que es que mis manos traten de plasmar tanta imaginación en algo físico…eso ya es otro cantar porque siempre he sido bastante patosilla con las manualidades.

Por eso, cuando vi estas creativas soluciones para decorar las paredes me encantaron porque me parecieron originales y muy románticas.

No hace falta coger la aguja ni el hilo,ni tener mucha destreza, tan sólo imprimir en un tamaño bastante grande el patrón que quieras seguir, trasladarlo a la pared siguiendo el esquema de colores y hacer muchas muchas cruces. Y aunque no queden perfectas, el resultado será igualmente espectacular.

Y por si todavía no os he convencido del todo, siempre podéis recurrir al papel de pintar o intentarlo con algo más pequeño para que vayáis poniendo a prueba vuestras habilidades cruzisticas 😉

(fotos vía facilísimo e ida interior lifestyle)

¡FELIZ FIN DE SEMANA A TOD@S!

Escaleras en Tecnicolor

Después de estar todo un fin de semana pintando de blanco absolutamente todos los rincones, recodos y esquinas de nuestro nuevo piso, la verdad es que ahora veo la vida de un color distinto.

Me encanta el estilo nordico en la decoración, de ahi esa fiebre que me ha dado por el blanco polar, pero como no vamos a vivir en un iglú de 90 metros cuadrados, reconozco que necesitaremos un gran chispazo que imprima algo de carácter nuestros rincones favoritos.

Por eso, me he puesto a buscar ideas 2.0 que hicieran encender la bombillita sobre mi cabeza y he encontrado esta imaginativa y llamativa forma de decorar unas simples escaleras.  Espero que os rechiflen tanto como a mi…

Unas barandillas en distintos tonos de azul pueden ser el punto focal que estabas buscando,

Si, por el contrario, lo tuyo es pisar fuerte y no dejar a nadie indiferente, opta por escalones en tonos degradados, un grafiti o dale ese toque tan rechiflantemente Missoni…

Y si te parecen demasiado atrevidas y no te decides, no pasa nada, estos escalones en tonos grises y con un aire french vintage son tu acierto 😉

Por favor, chicas, si vivís en un duplex, si tenéis una terraza con escaleras, si poseéis una gran casa de varios pisos…no dejéis escapar esta idea y darles ese toque tecnicolor que hagan que no pasen desapercibidas ni ellas ni vuestros pasos.

¡FELIZ JUEVES A TOD@S!

Espejo, espejito Veneciano…

Cada día mi mundo se llena más de pinturas, molduras, escaleras y un montón de trabajo por hacer. Y es que la reforma de nuestro pisito es aprueba de paciencia…claro, que también es la primera vez que cogemos el timón desde el minuto 0.

¡Qué bonito se ve todo desde las revistas! ¡y qué fácil!, pero no os engañéis, no,no, porque para el resultado estamos todas preparadas pero para la letra pequeña…¿quién se la lee cuando la ilusión lo pinta todo de color de rosa?

Por eso, cuando encuentro pequeños amores para decorar nuestro nuevo pisito, se me ilumina la cara como una tonta y no paro hasta encontrar la forma de hacerlo mío.

El último de mis amores, es un autentico capricho para la vista. Los espejos venecianos. Habrá a quienes les parezcan ostentosos, demasiado palaciegos o  incluso demasiado elaborados pero a mí me encantan.

Me parecen el complemento perfecto para cualquier rincón porque está lleno de matices y mucho estilo. Y además, porque no hace falta ser una Maria Antonieta para disfrutar de él.

Combinado con ambientes más rústicos el resultado es de 10 sobre 10. Y sino, echad un vistazo a este dormitorio donde la original mesita de noche no le resta importancia a esta maravillosa pieza.

Espejo, espejito veneciano…¿serás mío esta vez?…