Sweet San Valentine Sweet…

Los días en el calendario pasan volando y ya estamos a tan sólo 2 días de una de las fechas más dulces de todo el año, ¡cuidado! no es apta para diabéticos jeje 😉

Así que puestos con las manos en la masa, y dado que este año me he propuesto sacar del horno más de una receta (como ya os había contando en un post anterior), ayer me fui al súper con una interminable de lista de la compra de ingredientes de lo más calóricos y me compré un súper kit para hacer deliciosos muffins…o por lo menos eso es lo que pone el dibujo de la caja 😉 jajaja

George es un poco reticente a que pueda sacar al comestible de esta cabecita loca porque con tanta receta, ingredientes, ideas y un bol lleno de ilusiones, no se fía mucho… pero no estoy falta de inspiración y para que vosotras también podáis ir respirando el dulce aroma de San Valentín, ahí os dejo unas bonitos proyectos que seguro harán las delicias de más de una.

Los colores primarios, la estética y la sencillez de la composición son simplemente deliciosos y ¡qué sabrosas son así las cartas de amor!

A veces no hacen falta grandes dotes de repostería y tan sólo con un poco de creatividad puedes personalizar unas simples piruletas para llevar un poquito de San Valentín a todas aquellas personas a las que quieras.

Con este cupcake tuve un auténtico flechazo, ¿no lo creéis?

El gusto por lo sencillo es algo que nunca falla.

Y otras veces, sólo es cuestión de encontrar el mejor envoltorio para tus palabras de amor.

¿Os animáis a echarme una mano?…Dulce San Valentin a tod@s!! XXOO

Blue Monday

Mis queridas amig@s hoy es el Blue Monday. Es decir, en términos más castizos: es el día más deprimente de todo el año.

Por lo menos, en esto es en lo que Cliff Arnal, investigador de la Universidad de Cardiff, ha invertido la mayor parte de su tiempo, sus conocimientos matemáticos y los eurillos de una compañía de viajes que financió el estudio. El frío, los kilos de más (y no los de la Loteria de Navidad), la cuesta de Enero, los propósitos no cumplidos, etc. hacen del tercer Lunes del mes de Enero el más “blue” de todo el año.

Pero…¿por qué ver el vaso siempre medio lleno? Si en verdad este es el día más triste del año, todos los demás serán pan comido, no? y si hay un día “triste” es porque también hay un día “happiest”, así que…¡¡¡pongamos un poco de azul a nuestras vidas!!!

Me encanta este saloncito, imagino mi casita de trapo con algo tan pintoresco pero a la vez tan delicado como este salón.

Seguro que George me “mataría”, en el sentido más figurado de la palabra claro está, sí un día… al abrir la puerta de casa, se encontrase nuestra entrada pintada en un amarillo banana pero ¡me encanta el recibidor!

Pero seguro que no hay nada más relajante que imaginarse en un baño tan romántico como éste, y es que echo a volar mi imaginación cuando veo cosas tan bonitas como ésta: el de vapor por el agua caliente de la bañera, las burbujas impregnando de una agradable fragancia el aire y una tibia luz de velas adornando la estampa…chicas, casi puedo sumergirme en ella.

Pero a veces no hay que ser tan dramática y basta con darle unos toques a nuestra casita para que surja algo tan chulo como esto.

Y ¿qué tal si también decoramos nuestro paladar con estos sugerentes muffins?

Y como colofón final…un bodorrio a lo más ¡blue!

Felices sueños azules chicas…yo me voy con mi Príncipe Azul!